martes, 21 de noviembre de 2017

Hoy recordamos… El Club Manga Vídeo

A mediados de los noventa el manga se puso de moda en España. Sin duda, las cintas de vídeo VHS de Manga Films contribuyeron a esta consolidación del manga y el anime (cómic y cine de animación japonés, respectivamente) en nuestro país.

Por otro lado, y como todos sabemos, el mundo de los juegos de rol sufre a mediados de los noventa una crisis, cuyas causas normalmente solemos reducir o simplificar al asesinato cometido en el 94, a la llegada de los juegos de cartas coleccionables y a la nueva generación de videoconsolas. Creo que no podemos obviar esta explosión por el manga japonés que vivió España por esa misma época, y más cuando una buena parte del público que optará por este hobby fueron generaciones de adolescentes y jóvenes que, posiblemente, se perdieron para el rol.

Como hace poco he encontrado una carpeta que creía perdida, y donde guardo distintos recuerdos de mi breve etapa pro-anime, me he decidido a revisar y contar lo que tengo o sé. Vamos allá. 



A finales de 1993 la revista Hobby Consolas nos sorprendía al incluir entre sus páginas un boletín de una empresa (Manga Films) que, en principio, no tenía nada que ver con los videojuegos.


En efecto, el objetivo del boletín (llamado Manga Zine) era promocionar y dar a conocer las películas de animación japonesa en formato VHS del sello Manga Vídeo en España.

Este Manga Zine nº 1 tenía 15 páginas de un papel muy fino (tipo periódico) y en formato grapa. La portada y contraportada eran a color, tenía una periodicidad trimestral (octubre-diciembre de 1993) y venía firmado por Óscar Valiente.

En este primer número se nos explica qué es Manga Vídeo: “un sello del grupo británico Island World Communications; nació en 1992 a raíz del interés que la proyección de la célebre Akira despertó en el público del Festival de Cannes de 1990”.

La razón de que Manga Vídeo llegase a España es similar: “En el Festival de Sitges del 91 se pasó una versión subtitulada de Akira, que despertó gran entusiasmo (…). El éxtasis llegó con su versión en vídeo (…), convirtiéndose en todo un best-seller”.

“Esto, junto (…) a la evidente demanda del público español, supuso la creación en España de Manga Vídeo, que lanzará las películas (algunas en cine) adaptadas y editadas por Manga Vídeo en Gran Bretaña, al igual que contará con este boletín trimestral dirigido a los socios del Manga Club”.



En esos momentos este que escribe tenía catorce años y era un fan incondicional de los videojuegos y de la prensa escrita especializada (la ya mencionada Hobby Consolas, Superjuegos, etc.). Precisamente en esta fecha (octubre del 93) empezaba a conocer los juegos de rol gracias a otra revista, TodoPantallas.

Unirse al Manga Club era gratuito y, entre otras, ofrecía las siguientes ventajas: recibir de forma gratuita el boletín trimestral Manga Zine y la posibilidad de conseguir camisetas, gorras y demás merchandising a través de los cupones que traían las cintas de Manga Vídeo. Sin pensármelo dos veces, envié la carta para unirme al Manga Club.

Ni que decir tiene que este primer número incluía las reseñas de las cuatro primeras películas editadas por Manga Vídeo: Fist of the North Star (a la venta el 4 de octubre), Dominion Tank Police (2 de noviembre), Venus Wars y Urotsukidoji (ambas, el 2 de diciembre).

Supongo que por estas fechas es cuando me compré El Puño de la Estrella del Norte, película que aún conservo y que me encanta. Sin embargo, no compré muchas más (que yo recuerde, solo Ninja Scroll, otra maravilla). Fueron varias las razones, pero la más determinante es que era un vicio caro para un adolescente, sobre todo si lo comparábamos con los juegos de rol.

Estas primeras cintas tenían un precio de 2.995 pesetas, lo mismo que el manual de La llamada de Cthulhu (mi primer juego de rol); pero es que Aquelarre era todavía más barato: 2.200 pesetas. Mientras que una película la veías en una tarde, los juegos de rol te aseguraban muchísimas (¿infinitas?) horas de juego.

Para solucionar este problema, muchos de nosotros tuvimos que recurrir al alquiler en los videoclubs, cosa que ya hacíamos con muchos videojuegos. 



“Manga Vídeo. Aquí no nos cortamos”

Como adolescentes que éramos, necesitábamos de emociones fuertes. La violencia de Bola de Dragón y Los Caballeros del Zodíaco hacían que El Equipo A o He-Man fuesen series del pasado “para niños”. Según Manga Vídeo, “los altamente violentos Fist of the North Star y Urotsukidoji, este último también con alto contenido erótico” habían sido fuertemente censurados en Gran Bretaña. Aquí, sin embargo, “serán reproducidas íntegramente, sin cortes desagradables”.

Pero Manga Vídeo tampoco se cortaba a la hora de hacer críticas. Así, en el Manga Zine nº 2 reprochaba a “la Administración, que clasifica los largometrajes de Dragon Ball como recomendados para mayores de 13 años en su edición videográfica, mientras permite que las televisiones los programen en horarios de máxima audiencia infantil”.

O “a Blockbuster Vídeo por negarse a alquilar películas de anime en nuestro país, alegando problemas morales por su alto contenido violento, aunque no aplica el mismo criterio ante la obra completa de Stallone, Seagal,…”. 



También nos ofreció algunos datos sobre los orígenes del manga en España. Así, señala que aunque en nuestro país tuvimos series como Heidi o Mazinger Z desde principios de los setenta, “el boom se produjo hace casi tres años [1990] con la aparición en la pequeña pantalla de Bola de Dragón y Los Caballeros del Zodíaco, dos grandes series que batieron récords de audiencia y popularidad nunca alcanzados por una serie de animación en España”.

“La primera editora en llevarse el gato al agua fue Planeta-De Agostini, que ganaría la batalla por los derechos del manga de Dragon Ball hará año y medio [1992]”.

El nº 2 concretaría un poco más: “La Historia del manga en España comenzó hace muchos años en la revista El Víbora con ¡Qué triste es la vida! de Yosihiro Tatsumi; sería en abril de 1992 cuando se encendería la mecha con Planeta-De Agostini Cómics y su El Puño de la Estrella del Norte”.

La importancia de este boletín fue fundamental, ya que no solo nos hablaban de las cintas que ellos mismos sacaban, sino que también informaban de las distintas novedades que podíamos encontrar en formato papel de las principales editoriales que publicaban mangas (Planeta- De Agostini, Norma Editorial, Glenat España o La Cúpula), además de otros interesantes artículos como el aparecido en el nº 4 sobre las librerías especializadas de nuestro país.

Otro tema interesante es que había un buen grado de objetividad en cuanto a sus productos y, así, las reseñas de Óscar Valiente mostraban las diversas carencias que podían tener algunas películas (no todo eran obras maestras):
"Esta producción no posee, ni mucho menos, la espectacular calidad técnica que elevó a Akira a la fama mundial" (sobre Roujin Z).
"La parte gráfica no es de lo mejor que se ha hecho últimamente" (sobre Ultimate Teacher).

A pesar de esto, la fiebre por el manga parece que iba en aumento. En este primer número ya nos avisaban que habían creado un nuevo sello, Anime Vídeo, y que posiblemente estrenasen en los cines de Madrid (sala Lumiere) y Barcelona (sala Maldà) El Puño de la Estrella del Norte, Urotsukidoji, Porco Rosso o Tetsuo



1994: la consolidación

A lo largo de 1994 vamos a asistir a la consolidación no solo de Manga Films, sino del manga en general.

El Manga Zine nº 2 salió en su fecha (enero-marzo del 94), y es muy probable que fuese incluido una vez más en la revista Hobby Consolas.

Como decimos, para “La revista oficial del Manga Club” 1993 había sido “un año decisivo en la consolidación del manga en España”. El Salón del Cómic de Barcelona había tenido como país invitado a Japón y Manga Vídeo se daba a conocer allí mismo. Para final de año no solo había publicado las cuatro cintas que comentamos, sino que también había creado el sello Anime Vídeo, con el que habían lanzado entre noviembre y diciembre los tres primeros largometrajes de Dragon Ball. Además, del 3 al12 de diciembre se había celebrado en el cine Maldà de Barcelona la “Primera Muestra de Cine de Animación Japonés", proyectándose hasta nueve títulos: El Puño de la Estrella del Norte, Porco Rosso, Urotsukidoji

Anime Vídeo era un nuevo sello con el fin de lanzar los títulos no disponibles por Manga Vídeo en Gran Bretaña, como podían ser Dragon Ball, Los Caballeros del Zodíaco, Ranma ½, City Hunter, etc. Por supuesto, se facilitaba un cuestionario para que fuese el aficionado el que decidiese lo que más gustaba.

A los tres títulos publicados de Goku durante el 93 se sumaban seis más para el primer trimestre. Por supuesto, con el sello de Manga Vídeo también había novedades: Doomed Megalópolis, 3x3 Ojos, Dominios Tank Police 2, Urotsukidoji 2, Ultimate Teacher y Judge.

Además, a partir de ahora el precio de las cintas iría en función de la duración. Ya dijimos que en 1993 su precio era de 2.995 pesetas; ahora 3x3 Ojos saldrá por 2.495 ptas. porque tenía una duración de 60 minutos (El Puño de la Estrella del Norte duraba 112’) y Doomed Megalópolis 1.995 ptas. porque no duraba ni una hora (45’).

Que el manga iba viento en popa nos lo muestra el nacimiento de Cartoonia, otra empresa que como ya hiciera Manga Vídeo en el 93, ahora se presentaba ella en el Salón del Cómic (mayo de 1994). Después del Salón, contactan con Manga Films, con quienes establecen “unos planes de cooperación a largo plazo”. Como oferta de lanzamiento sacarían Urotsukidoji III a un precio reducido mientras se comprase antes del 10 de diciembre.

El manga llega a la revista Todo Pantallas.


La moda por el manga y el anime hace que la revista Todo Pantallas le dedique la portada y un extenso artículo en su número 8 (mayo de 1994). El dossier es excelente todavía hoy, ocupa nada más y nada menos que 11 páginas y está firmado por Eusebio R. Arias. Por supuesto, la revista aprovechó y sorteó seis películas de manga Vídeo.

Adjunto la conclusión de Eusebio R. Arias porque me parece muy interesante:
"Todo parece indicar que los japoneses han llegado para quedarse y que, lejos de ser una moda pasajera, el manga se ha convertido en una nueva forma de hacer cómic y animación. A nivel comercial se ha revelado como una de las formas más rentables de hacer ocio y mucho tienen que moverse los creadores europeos y americanos para volver a recuperar las posiciones que ocupaban antes de la mangamanía".



Pero volvamos a Manga Vídeo. En octubre llegaba el Manga Zine nº 4 (octubre-diciembre de 1994). Aunque llega con retraso (según ellos debería haber salido en julio), viene en un papel de mucha más calidad, posiblemente porque este número solo se distribuyó ya entre los socios.

Varios son los indicios que hacen suponer que Manga Films no para de crecer. Para empezar, se mudan de la calle Amigó, nº 17, bajos (Barcelona), a la calle La Costa, nº 76, torre. Por otro lado, se crea un nuevo sello: Strong Vídeo, dedicado exclusivamente a la edición de películas de imagen real al estilo de Tetsuo, Robocop 4 o Braindead (Peter Jackson). 



Por otro lado, se llega a importantes acuerdos con distintas empresas: con El Corte Inglés, por ejemplo, se organiza la “Primera Semana Manga” (noviembre del 94), mediante la cual todo el catálogo de Manga Films tiene un 10% de descuento y regalo de merchandising.

Por supuesto, el sello Manga Vídeo seguía publicando a muy buen ritmo: Applesed, Roujin Z, Lensman, Golgo 13 son algunos de los títulos que aparecen reseñados en este nº 4.

Desconozco si llegó a editarse algún Manga Zine más. Yo al menos el cuarto es el último que tengo.

En febrero de 1996 llegaba mi carnet de socio (sé que es en esta fecha porque lo pone en el matasellos del sobre), y supongo que el de muchos más porque se disculpaban: “finalmente el Manga Club da señales de vida. Incluso enviamos los carnés de socio a nuestros últimos y pacientes miembros del club que hasta el momento no lo tenían”.

Además, se indica que: “Aunque el prometido Manga Zine no acuda a su teórica cita trimestral, estamos buscando fórmulas para poder asumir su increíble coste económico. Tened en cuenta que ya somos 25.000 miembros en el Club”. 



También nos informaban de un nuevo sello: Made in Hong Kong, sello especializado en las películas de Hong Kong (Top Fighter, Érase una vez en China, Sex and Zen, etc.). Además, con Fox Vídeo se llega a un acuerdo para traer Expediente X, la serie que estaba pegando más fuerte en la tele.

Por último, parece ser que por estas fechas Cartoonia (Double Dragón, City Hunter, El Gigolo…) no iba bien y Manga Films ¿la compra?: “la competencia resucita de la mano de Manga Films”. 

Encuestas que no llegué a enviar en su día.


Entre toda la publicidad que el Manga Club enviaba por correo postal, había encuestas. Me parece importante detenerme aquí un momento porque da la casualidad que conservo dos encuestas rellenas que no llegué a enviar. Me parecen interesantes porque muestran mis gustos y preferencias en el momento de responderlas (1994 y 1996, respectivamente).

A finales de 1994 este muchacho hacía 1º de BUP y ante la pregunta “¿Qué revistas lees con regularidad?” respondía: “Hobby Consolas, Súper Juegos, Líder, Dosdediez, Dragón y TodoPantallas”. En 1996, ante la misma pregunta, ahora respondía “Urza, Dosdediez y Súper Juegos”. Quizá la pregunta nº 16 sea más determinante: “¿Cuáles son tus tres hobbys preferidos?” Si a finales del 94 respondía “Rol, videojuegos y manga y anime” a principios del 96 las respuestas eran “Cartas coleccionables, rol y videojuegos”.

Como recordaba, 95 y 96 fueron para mí los años más intensos de Magic: The Gathering; luego ya fue decayendo. 

El éxito por el manga hizo que en 1995 apareciese esta colección en fascículos.


Desconozco si la aventura del Manga Club acabó aquí o siguió algunos años más. Yo al menos no recibí más información como socio. Otra cosa es Manga Films…

Manga Films hoy

Al hablar de Manga Films, Fotogramas señala que “una inicial especialización en el anime nipón, pronto se convirtió en una de las primeras distribuidoras independientes del país”.

En agosto de 2016 fallecía Luis de Val senior, su fundador. Antes, en 2006, la empresa Avánzit había comprado Manga Films por 18 millones de euros.

Según Wikipedia, Manga Films tiene una facturación de más de 46 millones de euros. Posee un catálogo de más de 3.200 títulos, con películas como Traffic o Gangs of New York y series como Teletubbies.

Para mí, sin embargo, Manga Films (o su sello Manga Vídeo) siempre será esa pequeña empresa que apostó por el anime japonés y que nos dio películas tan épicas como El Puño de la Estrella del Norte o Ninja Scroll. Una compañía que nos regaló un club y un boletín con el que estar informados ante esta nueva afición que empezaba a crecer como la espuma.


______________________

Recuerda que puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter o G+. Contacto: roldelos90@gmail.com   

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias a ti, Marc. Me alegro de que te haya gustado.

      Por cierto, he editado la entrada porque se me pasó añadir el artículo que le dedicó al manga la revista Todo Pantallas.

      Eliminar
    2. Un artículo genial, gracias por el gran trabajo.
      Y se me han puesto los pelos como escarpias cuando he visto la portada del Todo Pantallas. Era una de mis revistas gratuitas, pero apenas estuvo viva un año o dos ;_(.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Danger.

      En efecto, la Todo Pantallas tuvo prácticamente un año: doce números (de octubre del 93 a noviembre del 94). Por cierto, como te gusta te dejo este enlace donde están todos los números escaneados para descargarse por si te falta alguno:

      http://www.fasebonus.net/foro/index.php?topic=37727.0

      Eliminar