martes, 24 de mayo de 2016

En España el ROL surge en Cataluña

A muchos puede que esta afirmación no les extrañe nada, pero hay aficionados nuevos que gustan de conocer los orígenes de nuestra tradición. En efecto, en nuestro país los juegos de rol a nivel profesional surgen en los años 80 y en Cataluña. Además, como veremos también, no solo es que surjan aquí y ya está, sino que Cataluña va a tener un papel preponderante a lo largo del tiempo.




No en vano, así lo reconocía la madrileña Dosdediez a finales de 1993, cuando argumentaba la objetividad de la revista:
"Nuestro centro de operaciones está alejado del corazón neurálgico del ROL nacional y, por tanto, de sus presiones más directas..." [Dosdediez nº 1, noviembre de 1993]
Es evidente que con el "corazón neurálgico del ROl nacional" se refería a Barcelona, donde estaban Joc Internacional y Ediciones Zinco, las dos grandes editoriales de estos momentos por su volumen de publicación y ventas.

Antes de comenzar, y para que nadie se lance a mi yugular, me gustaría aclarar que vamos a hablar de juegos de rol a nivel profesional (los que se encontraban en tiendas). No cabe duda de que por toda la geografía española hubo aficionados anónimos que empezaron a jugar en inglés, antes incluso de que aquí se editase ningún juego en castellano.

El mundo editorial



En efecto, la primera editorial en España que traduce un juego de rol, el Dungeons & Dragons, es la gerundense Dalmau Carles Pla (1985). En 1986 esta editorial publica tres módulos para el juego básico y aquí acaba su aventura con los juegos de rol. Poco material, pero que no quita para que sea la pionera.

A continuación, los siguientes juegos de rol publicados son de 1988 (La llamada de Cthulhu y RuneQuest). ¿La editorial? La barcelonesa Joc Internacional, que en septiembre de 1989 publicaba El Señor de los Anillos, también conocido como MERP.


Un mes más tarde se publica Traveller (1989), de manos de otra editorial afincada en Barcelona: Diseños Orbitales.

Habrá que esperar a abril de 1991 para que se publique en nuestro país un juego de una editorial no catalana: Mutantes en la Sombra, de la bilbaína Ludotecnia. Para cuando llega ese momento, tenemos ya un total de 12 juegos básicos (sin contar suplementos), todos ellos publicados por editoriales catalanas. A los anteriores, habría que añadir Star Wars, Car Wars, James Bond 007, Príncipe Valiente, y Stormbringer (todos ellos de Joc Internacional y de 1990), además de Mechwarrior (1990) de Diseños Orbitales.



Todo eso sin olvidar que también es de Joc Internacional Aquelarre (noviembre de 1990), el primer juego de rol patrio que se distribuye por todo el país. A este respecto, hace poco en unas jornadas decía un aficionado que llegó a ver ejemplares de Aquelarre (antes de 1994) en los antiguos hipermercados "Continente"... Por cierto, que su autor - Ricard Ibáñez - también es catalán.

En resumen, vemos como a nivel editorial los ochenta son exclusivamente catalanes.

El caso Dungeons & Dragons

Como dijimos anteriormente, no solo es que nuestra tradición rolera empiece en Cataluña, sino que va a desempeñar un papel importantísimo a lo largo de nuestra historia. Veamos el caso D&D, el primer juego de rol, y uno de los que más seguidores ha tenido y tiene. Pues bien, en España D&D siempre ha estado en manos de editoriales catalanas. Si hacemos un rápido repaso tenemos a la ya mencionada Dalmau, que edita la famosa caja roja en 1985. Ya en los noventa coge el relevo Ediciones Zinco con el Advanced Dungeons & Dragons (1992) y Borrás Plana con la edición básica en caja negra (1992). En 1998 será otra editorial catalana, Martínez Roca, la que edite el AD&D.



Un poco más adelante, cuando la multinacional Devir decide instarlarse en España, lo hace en Barcelona. Devir Iberia será la que continúe con la traducción de D&D, ya sea en su edición 3ª (2001), 3,5 (2003) y 4ª (2008), además de un par de cajas del básico. Pero no queda ahí la cosa. El heredero directo de D&D, Pathfinder, también se publica en España desde Barcelona. Coincidencias o no, parece que tanto TSR como WotC siempre han confiado en editoriales afincadas en suelo catalán.

Por otro lado, si nos retrotraemos en el tiempo, cuando en 1993 la británica Games Workshop decide desembarcar en España, también lo hace en Cataluña, en este caso adquiriendo la barcelonesa Diseños Orbitales y convirtiéndola en Games Workshop España.



Las revistas

Las revistas especializadas desempeñaron un papel fundamental a la hora de difundir los juegos de rol. También vamos a comprobar aquí cómo durante los ochenta las únicas revistas que hay están escritas desde Cataluña.



Creo que no me equivoco si señalo como primera revista donde se habla de juegos de rol el nº 15 de MS (Maquetismo y Simulación). Estamos hablando de junio de 1985. La revista de este club barcelonés estaba centrada en los wargames, pero con motivo de la traducción al castellano del D&D básico de Dalmau en este número le dedican un reportaje y un módulo, todo obra de Jordi Zamarreño (traductor de La llamada de Cthulhu tres años después). Fijémonos en unas palabras del editorial:
"Pero, ¿qué juego es este que despierta tanta expectación? Vamos a dedicar parte de este número y de otros subsiguientes a explicarlo [...] No se vea aquí, sin embargo, un olvido o marginación de ningún otro juego -de tablero o incluso de rol- [...]. Que nadie tema que nos olvidemos de los wargames, de los temáticos o de los juegos de ordenador, por citar algunos, pero permítasenos la licencia de celebrar, con el alborozo que se merece, la llegada del número uno de los juegos de rol: Dungeons & Dragons" [MS nº 15, junio de 1985]
 Como hoy sabemos, en las sucesivas épocas de la revista (ya con el nombre de Líder) los juegos de rol fueron quitándole cada vez más espacio a los wargames. Nótese también que años más tarde, con la llegada de Magic: The Gathering, hubo un desplazamiento similar a este en las revistas: ahora serían los juegos de cartas los que le comerían el terreno a los juegos de rol.



En noviembre de 1986 nacía otra revista, Troll, también de un club barcelonés: Auryn. De este primer número se vendieron tres ediciones -si hacemos caso a la portada de esta imagen-. Con ello quiero recalcar que no era un mero boletín privado que solo interesase a los miembros del club. En efecto, en este primer número encontramos ya, entre otros artículos, un módulo para D&D y una ayuda para Call of Cthulhu (sí, aún no estaba traducido). En los créditos vemos nombres tan conocidos como Ricard Ibáñez (ese señor que crearía el primer juego de rol español cuatro años más tarde) o Luis d´Estrées (que terminaría siendo el redactor jefe).

La revista Troll tuvo 25 números: desde 1986 hasta 1990.



Como hemos dicho anteriormente, la revista MS se transformaría en la revista Líder. Fijémonos ahora en su tercera época, la más larga y conocida. En noviembre de 1987 tenemos su número 1. Como muestra de que esta revista tenía más aspiraciones que la de ser una mera revista local de la ciudad condal, anotemos que su tirada era de 1.500 ejemplares. Además, en este número 1 ya hay dos tiendas madrileñas que se anuncian entre sus páginas.

En los créditos hay nombres como José López Jara (traductor del MERP en 1989) o Xavier Salvador (traductor de Star Wars en 1990).

De esta 3ª época salieron 62 números: desde 1987 a 1998.



La revista Dragón comienza su andadura en abril de 1993. Es una revista que surge de la editorial Zinco (editora de Advanced Dungeons & Dragons desde 1992). La revista Dragón fue quizá la que tuvo una distribución mayor, llegando a estar sus ejemplares hasta en quioscos. Tenemos aquí, entre otros, a Francisco José Campos o a Lluis Salvador, ambos colaboradores también de las revistas mencionadas anteriormente.

Esta revista Dragón tuvo 27 números: desde 1993 a 1997.

En definitiva, en los ochenta solo hay revistas que se escriben desde Cataluña, más exactamente desde Barcelona. Habrá que esperar a finales del 93 para que surja una revista especializada en juegos de rol en otro punto de nuestra geografía española. Me estoy refiriendo a la madrileña Dosdediez (el nº 1 de Sir Roger, en su 2ª época, ahora sí como revista, es también de noviembre de 1993, pero no tuvo la misma difusión que la revista de La Factoría).

Evidentemente, fanzines hubo muchos -como el propio Sir Roger en su primera época-, pero la mayoría no llegaron a tener una difusión (y repercusión) más allá de la localidad en la que nacían.

Jornadas



Las primeras jornadas a nivel nacional que se recuerdan -en cuanto a repercusión y regularidad- son las JESYR: cinco ediciones se celebraron (1986, 87, 88, 89 y 1991) y todas ellas en Barcelona.

Pero no acaba aquí la cosa. Hasta 1994 habrá por toda la geografía española distintas jornadas, solo que a un ámbito más local. Como digo, habrá que esperar a 1994 para que se celebren dos jornadas con la misma repercusión que las antiguas JESYR: estamos hablando de los Día de Joc (abril, Joc Internacional) y la GEN CON (noviembre, Ediciones Zinco). Por supuesto, también en Bacelona.

Recuerdo que para el que esto suscribe (lucentino para más señas) Barcelona me parecía en estos momentos la meca del rol en España. Allí estaban las dos grandes editoriales del momento: Joc y Zinco, infinidad de clubs y tiendas famosas, los autores y redactores más conocidos, y ahora, dos pedazo de encuentros a nivel nacional... Pero claro, ¿qué podía hacer un joven quinceañero? Pues nada. Menos mal que en la actualidad la cosa está más repartida.



Día de Joc se celebraron cuatro: de 1994 a 1997. Por su parte, GEN CON vimos cinco: 94-96, 1999 y 2004.

Queda patente que Cataluña ganaba, en cuanto a jornadas, por goleada. Vuelvo a la revista Dosdediez para constatar cómo en la época eran conscientes de esto. En su repaso a lo que había dado de sí el 94, decían:
"Este año se ha demostrado que Barcelona es, de momento, la cabeza industrial del rol en España. Madrid sigue todavía lejos [...] Lo que sí se echa en falta es que la industria local patrocine en Madrid unas grandes jornadas de ámbito regional, pues lo que en absoluto falta es una afición numerosísima y entusiasta" [Dosdediez nº 7, febrero de 1995]

Lo dejamos aquí. Parece evidente que no se va muy desencaminado cuando se afirma que en nuestro país el rol nace en Cataluña en los años ochenta, y que, durante mucho tiempo, Barcelona ha resultado (y resulta) fundamental para la configuración de nuestra afición.



No en vano, muchos de los pioneros que hicieron posible esto, siguen todavía hoy -después de treinta años- creando y traduciendo juegos, llevando editoriales, escribiendo en revistas, asistiendo a jornadas... En definitiva, difundiendo los juegos de rol.

¡Va por ustedes!

19 comentarios:

  1. De hecho en el titular debería poner Barcelona. Es por Barcelona, por su gran población y su fuerte cultura proto-geek (relacionada al cómic, la literatura de género...) por donde entran las influencias y se crean los primeros grupos potentes de aficionados que van a dar lugar a las primeras editoriales de juegos, revistas. Etc... El resto de Cataluña es anecdótico, ni más ni menos importante que otros lugares de España.

    ResponderEliminar
  2. No podría estar más de acuerdo contigo en todo este artículo.

    ResponderEliminar
  3. Viviendo a escasos 30 kilómetros de Barcelona ciudad, fui de los beneficiados de esa punta de lanza rolera a finales de los 80. De lo contrario el adolescente flipado por la fantasía que era entonces probablemente no habría descubierto el rol hasta mucho tiempo después. El rol llegó a mi pueblo de manos de chavales que habían tenido de vecino a Luis D'Estrées, si no recuerdo mal, y se trajeron aquella maravilla que caló en unos cuantos lugareños como yo. ¡Y a Crom gracias!

    ResponderEliminar
  4. Millan, totalmente de acuerdo. Puse Cataluña en general por incluir a Dalmau y a Borrás, pero efectivamente el núcleo duro se da en Barcelona.

    Dr. Alban, muchas gracias. La verdad es que mucha información está sacada de las revistas de la época, de la que "La Sinergia del Rol" siempre me es de gran ayuda. ;)

    Jordi, pues no sabes la suerte que tuviste (y que tienes). Como digo, desde Córdoba, viajar a Barcelona en esa época era una odisea para un adolescente. En cuanto a jornadas, mi grupo y yo nos teníamos que conformar con leer las reseñas que aparecían en las distintas revistas...

    ResponderEliminar
  5. Las fotocopias de Goku, el mercado de San Antoni, el Alejo-verso... las zonas/nodos de equipamiento electrónico/ordenadores/videojuegos que también fueron vector de penetración, las tiendas decanas de cómics, el triángulo friki... Alguien debería escribir un libro sobre toda esa "historia de la cultura" antes de que empiece a desaparecer del inconsciente colectivo ^^ (-->hint, hint)

    Por otra parte, como curiosidad y contrapunto, recordar que las primeras grandes jornadas nacionales organizadas íntegramente por aficionados fueron en un pequeño Ayuntamiento de Cantabria (Astillero, Esencia98), aunque las segundas sí pasaron a (cerda de) Barcelona (UAB, Bellaterra, 1999).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, alguien que conozca de primera mano esa época debería escribir, aunque sea un artículo, para que no se pierda en la memoria.

      Ah, pues esas jornadas de Cantabria no las conocía. La Wikipedia/Roleropedia habla (vía revista MS nº 13) de las JJES de Zaragoza (diciembre de 1984).

      Eliminar
    2. Las JJES son de un momento muy temprano cuando el rol era muy seminal y de hecho no aparece en el acrónimo de las jornadas. No por eso hay que obviarlas, ni quitarle su importancia; sólo lo comento para marcar las diferencias con las Esencia. Las jornadas Esencia son las primeras que unieron estos rasgos:
      Íntegramente organizadas por aficionados.
      Organizadas con vocación, participantes y colaboradores a nivel nacional.
      Dedicadas principal y muy especialmente al rol, siendo los otros campos (Wargames, tablero, etc) secundarios.
      Con preocupación por ofrecer alojamientos gratuitos o muy económicos para los asistentes.
      Las de Astillero fueron muy exitosas y nos sorprendieron mucho en cuanto al ambiente que se generó y la cantidad de gente que vino de toda España. Las de Bellaterra (UAB) ya fueron más maduras y pulieron muchas cosas que en Astillero eran más Improvisadas.
      Por último, decir que el modelo cuajó entre la afición creo que ha inspirado a algunas de las más longevas y exitosas jornadas organizadas por aficionados en España.
      Para terminar mencionaré a los miembros de Esencia Nathan L. Blake (D. Peña) y a Cesar Ayala, junto con el club de rol de Astillero Dungeon Killers, como los responsables de iniciar todo aquello.

      Eliminar
    3. Millan, muchas gracias por dejar toda esta información sobre las Esencia. No sé si se puede encontrar en otra página, así que, por nuestra parte, encantados de que queden aquí reflejadas esas jornadas Esencia de Cantabria.

      Eliminar
    4. La verdad es que hay poquísima información online bien organizada y comprensible. Sí que están los archivos de la propia lista, por ejemplo:
      https://es.groups.yahoo.com/neo/groups/esencia/conversations/messages/37503
      https://es.groups.yahoo.com/neo/groups/esencia/conversations/messages/43658

      Eliminar
  6. Gran entrada. Barcelona fue un hervidero de actividad rolera a todos los niveles durante esa época, creo que los que éramos unos jovenzuelos por entonces no nos dimos tiempo de ello hasta que… dejó de serlo.

    Hay otro aspecto que no se comenta en el artículo y es el tema de las tiendas. En unos tiempos en los que Internet no existía y el rol era algo casi "clandestino", había varios lugares de peregrinaje rolero a los que iba todo adolescente a babear e intentar comprar cosas llegadas de fuera: no hablo solo de Gigamesh, hablo de los Jocs i Coses, Jocs & Games, de tiendas especializadas de miniaturas antes de la llegada de Games Workshop. La visita semanal a esos templos era algo sagrado, y creo que a muchos roleros eso nos sirvió para abrir miras y aprender a probarlo todo (aparte de para aprender idiomas, claro…) mientras seguíamos disfrutando de la producción nacional.

    Cómo ha cambiado la cosa desde entonces… ¡Tus entradas me dan siempre mucha morriña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Óscar. Pues sí, el tema de las tiendas es tan importante que se merecería una entrada propia.

      Eliminar
  7. Maravilloso artículo, yo empecé en esa GENCON del 94 en las Drassanes de Barcelona. :)

    ResponderEliminar
  8. Yo me enteré de que existían estas cosas del rol leyendo librojuegos a finales de los 80, y en mis manos cayeron casi simultáneamente el MERP (que encargué en una librería generalista de mi barrio) y una Líder (que compré en un Pryca).

    Los siguientes juegos de rol me los fui comprando en el Corte Inglés y la Casa del Libro, en Madrid, y de la Líder fui suscriptor hasta el final de la "etapa clásica".

    En todos esos años formativos de mi frikismo ;), siempre envidié profundamente vivir en Madrid y no en Barcelona, porque desde la distancia se veía claramente que las cosas chulas, el movimiento, las editoriales, las revistas... tenían su sede allí.

    Ahora la cosa está un poco más repartida, e Internet ha acabado con muchas de las distancias que nos separaban (no con todas; lo de las jornadas sigue exigiendo viajar), pero sí, no cabe duda de que Barcelona ha sido la cuna del rol en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo, Carlos,somos bastantes los que envidiábamos vivir en Barcelona... :)

      En cuanto a las jornadas, pasa eso. A mí ahora me pillan muy cerca las Tierra de Nadie y algún amigo de Madrid, e incluso de Bacelona, me ha manisfestado sus ganas de venir; y lo complicado que resulta al compaginarlo con la familia, vacaciones, etc.

      Y por lo que comentas, se confirma el hecho de encontrar juegos de rol (al menos de Joc) en grandes hipermercados como Pryca, Continente...

      Eliminar
  9. Pues yo soy el chico raro, que descubrió el rol en Madrid allá por el 85, y que jugué intensamente con mis amigos en Madrid durante años sin ser apenas conscientes de la ebullición del rol creado en España (en Barcelona en este caso). Quizá la causa está en que mi grupo siempre jugó con las cajas BECMI en inglés o con los libros de lomo naranja del AD&D, que nunca fueron traducidos al castellano.

    Por lo relacionado con este post, me permito copiar el enlace a un pequeño video que creamos en el Club Mecatol Rex de Madrid, hace un tiempo:https://www.youtube.com/watch?v=McWDyGRb6RE

    ResponderEliminar
  10. Pues yo soy el chico raro, que descubrió el rol en Madrid allá por el 85, y que jugué intensamente con mis amigos en Madrid durante años sin ser apenas conscientes de la ebullición del rol creado en España (en Barcelona en este caso). Quizá la causa está en que mi grupo siempre jugó con las cajas BECMI en inglés o con los libros de lomo naranja del AD&D, que nunca fueron traducidos al castellano.

    Por lo relacionado con este post, me permito copiar el enlace a un pequeño video que creamos en el Club Mecatol Rex de Madrid, hace un tiempo:https://www.youtube.com/watch?v=McWDyGRb6RE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, Javier. Evidentemente, jugadores que jugaban con las reglas en inglés habría por muchos puntos de España (por distintos casos que he escuchado). Aquí hablo de rol a nivel profesional (o comercial)y la verdad que es en Barcelona donde surgen las primeras editoriales, juegos traducidos, revistas, jornadas, etc.

      En cuanto al vídeo, lo vi hace tiempo y está genial. Como dices, está muy relacionado con los inicios del rol en España.

      Eliminar
  11. Hola. Yo empecé en el 89 y, a pesar de ser de Barcelona, mi primera partida la jugué en Irlanda, en un viaje de estudios, un verano. Al volver, el máster nos citó a los irreductibles en la Casa de Asturias en Barcelona (en pleno pg de Gràcia), donde germinó un club al que se jugava a Chtulhu en español y a Star Wars traducido del inglés. Dos años más tarde, como miembro de la ludoteca de la Sedeta, un centro cívico del barrio de Gràcia, participé como màster en un evento sin precedentes: una partida a doble jornada de MERP con casi 20 grupos de jugadores viviendo la misma aventura a la vez, que consistía simplemente en recuperar un objeto mágico antes que los demás. Con las primeras Gen Con y el auje de Vampiro, participé en un enorme rol en vivo en Sant Cugat del Vallès, donde, finalmente, pude encontrar gente de diversas partes de España. Y así... Hasta hoy, época en la que mastereo una partida semanal a otros cuarentones cómo yo que siguen aporreando puertas de dungeons, pateando traseros y apuntando nombres... Què tiempos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Xavier, vaya trayectoria también la tuya. Gracias por compartirla. La verdad es que, por lo que sé, en Barcelona también había (y no sé si en la actualidad los sigue habiendo) muchas ludotecas y centros cívicos, otro factor interesante muy a tener en cuenta.

      Por cierto, partidas con 20 grupos de jugadores creo que ha habido pocas... :)

      Eliminar